«Si volviera a nacer me gustaría ser sacerdote»

Francisco José Suárez Párroco de la catedral de Santo Domingo de la Calzada. El pasado sábado celebró sus 'bodas de plata' como sacerdote

NOTICIA DE J. ALBO21/06/2012
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
«Si volviera a nacer me gustaría ser sacerdote»

Francisco José Suárez, párroco y canónigo de la catedral de Santo Domingo de la Calzada::Albo

Francisco José Suárez, párroco y canónigo de la catedral de Santo Domingo de la Calzada, celebró el sábado sus 'bodas de plata sacerdotales'. Veinticinco años después de su ordenación sigue firme en una vocación que despertó en él cuando apenas tenía siete años y sigue incólume. "Dios me ha llamado para esta misión, estoy convencido", dice.

-¿De dónde es usted?
- Nací en Elorrio, Vizcaya, porque mi padre trabajó en la fundición y vivieron allí unos años. No obstante, a los siete años ya estaba en Logroño, por lo que me considero riojano de pura cepa porque toda mi consciencia la tengo en esta tierra.

-¿Hablando de consciencia, cuándo la tuvo de que quería ser sacerdote?
-Desde pequeñito. Siempre he querido ser sacerdote, nunca he querido ser otra cosa. Recuerdo que antes de los siete años, cuando vine a Logroño, era de la parroquia Palacio y me metí de monaguillo. Me tenía que poner de puntillas para ver el altar... Entonces, ya deseaba ir al Seminario y ser sacerdote, y, cuando tenía once años, yo mismo me busqué los cuartos para poder entrar en el Seminario. Fue una decisión propia, libre, personal y consciente, que sigo manteniendo, por tanto, aunque era muy pequeño tenía muy claro lo que quería y sentía perfectamente la llamada de Dios.

-¿Qué le dijeron sus padres?
-Mis padres eran gente muy trabajadora, que tenían que sacar adelante a cuatro hijos. Iban de vez en cuando a misa pero tampoco había un cultivo religioso importante. Sin embargo, siempre respetaron mi decisión, sin intervenir para que yo entrara o dejara de entrar.

-¿Ha habido más sacerdotes en su familia?
-Ninguno. Familiarmente no he tenido nunca los apoyos que existen en otras vocaciones.

-¿Por qué se ordenó?
-Creo que Dios me ha llamado para esta misión, estoy convencido de ello. He sido toda mi vida muy feliz, ya lo era en el Seminario y lo sigo siendo como sacerdote. No me arrepiento de ese paso. Sé que es una llamada de Dios y una respuesta libre mía.

-¿En qué lugares ha estado destinado antes de en Santo Domingo?
Empecé siendo ya diácono en Autol. Allí estuve siete años de mi vida, que compaginé viviendo con un grupo de chavales que no tenían familia. Entonces fue cuando se hicieron las transferencias a las comunidades autónomas de lo que era la protección de menores y demás, y otro compañero sacerdote y yo montamos allí unpiso de acogida para estos chavales, que allí en Autol les llamaban los 'hijos de los curas'. Fueron años muy felices, que compaginé con Arnedo un año, di clases en el instituto de Calahorra dos años, ayudé en la parroquia de Quel con la gente joven otros dos años. El obispo me trasladó luego a Logroño, a la parroquia de San Francisco Javier, donde estuve tres años. En 1995 pasé a temas de Obispado, primero como delegado de apostolado seglar y de pastoral juvenil, posteriormente fui vicario de Pastoral, director espiritual y formador del Seminario. También fui delegado del clero y se me encomendó  la tarea de trasladar el Seminario Mayor a Burgos, cerrar el Menor y comenzar toda una pastoral que dio como resultado volver a abrir el Seminario Menor tres años después. Después el obispo me mandó aquí como párroco de Santo Domingo de la Calzada y para llevar a cabo el Año Jubilar.

-¿Está satisfecho de la labor realizada?
-Muy satisfecho. Tu labor puede gustar o no, es normal. Lo que yo sí puedo decir es que duermo con la conciencia muy tranquila, porque intento trabajar todas las horas que puedo. Evidentemente intentas ser pastor de todos pero Santo Domingo no es fácil, hay ciertas tensiones y demás, pero yo estoy muy contento porque a lo largo de estos cinco años hemos hecho muchísimas cosas: hay un buen equipo de sacerdotes, muchísima gente colaborando y han surgido grandes cosas, como el Año Jubilar, el único en toda la historia de la Diócesis; el arreglo de la catedral, remozar toda la Semana Santa... Hay muchas cosas. ¿Estoy contento?. Si, sobre todo porque creo que me entrego, con mis dificultades y mis problemas. Hay pocas cosas que me quiten el sueño y, una de ellas, sería no haber dado lo que creo que debo dar. Me siento muy feliz con la gente de Santo Domingo y creo que muy apoyado por ella.

-Si volviera a nacer, ¿querría ser lo mismo?
-Ni lo dude. Si volviera a nacer me gustaría ser sacerdote porque es lo que me da sentido y me hace muy feliz. No lo cambio absolutamente por nada. Es algo de lo que nunca me he arrepentido porque es de lo que más contento estoy.

CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios

Anúnciate en Soydesantodomingo.com

Redes Sociales »

Únete a Soy de Santo Domingo en Facebook
Ahora también en twitter @soydesanto
Tablón

Enviado por: Anónimo, el 23 de Febrero de 2018

responder

Enviado por: Anónimo, el 04 de Febrero de 2017

responder

Enviado por: Anónimo, el 25 de Octubre de 2016

responder

Enviado por: Anónimo, el 22 de Julio de 2016

responder

Enviado por: Anónimo, el 21 de Julio de 2016

responder

Contacto »

Podeis contactar con Soy de Santo Domingo para cualquier consulta en info@soydesantodomingo.com
Patrocinio
El Tiempo en Najera

27-15

Sol